¿Como afrontar el futuro?

10 07 2007

Los cambios en nuestra sociedad no solamente se han incrementado en velocidad e intensidad, sino también se han vuelto muy impredecibles. ¿Cómo podemos triunfar o tener éxito cuando el futuro es tan incierto?

“porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él”. Colosenses 1:16 NVI

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12Entonces me invocaréis. Vendréis y oraréis a mí, y yo os escucharé. 13Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”.

Jeremías 29:11, 13 NVI

Incluye a Dios en tus propósitos y metas

 

El propósito de nuestra vida va mas allá que de nuestras realizaciones personales, o de nuestra seguridad o lo que consideramos es la felicidad. Este propósito es mas grande que familia, o nuestra carrera, o mas grande que nuestros sueños o ambiciones aunque en parte ahí están incluidos. SI deseamos saber porque estamos sobre este planeta, debemos comenzar con Dios. Nacimos porque el lo deseó y para SU propósito.

La búsqueda de este propósito en la vida a traído de cabeza al hombre por miles de años. Esto es porque iniciamos buscando en el lugar equivocado—nosotros mismos. La preguntas que nos hacemos están centradas en nosotros mismos. ¿Quién soy? ¿Qué es lo que tengo que ser? ¿Qué es lo que tengo que hacer? ¿Cuáles son mis metas, mis sueños, mi futuro? Enfocados en nosotros mismos jamás encontraremos el propósito de nuestra vida. La Biblia dice “Es Dios quién dirige la vida de sus criaturas; la vida de cada uno de ellos esta en su mano”.

Por el contrario muchos libros, películas, seminarios y pensadores nos dicen que descubriremos el propósito de nuestra vida buscando dentro de nosotros mismos. Algunos de nosotros lo hemos intentando, sin mucho éxito. Nosotros no nos creamos a nosotros mismos, así que no hay forma de decirnos el porque fuimos creados. Solo el fabricante nos puede dar las instrucciones de uso y el propósito por lo que fue creado.

No podemos llegar al propósito de nuestra vida enfocándonos en nosotros mismos. Debemos comenzar con Dios, nuestro creador. Existimos porque él deseó que existiéramos. Fuimos hechos por Dios y para Dios—y hasta que lo entendamos, la vida no tendrá sentido. Es solo en Dios donde descubrimos nuestro origen, nuestra identidad, el significado de existencia, nuestro propósito y destino. Cualquier otra senda nos conduce a una senda de muerte.

Muchas personas tratan de usar a Dios para su propia conveniencia, actuar así es estar condenados al fracaso. Fuimos hechos por Dios, aunque algunos tienen un Dios conforme a su conveniencia. La razón de vivir es permitir que Dios nos use para sus propósitos y no al revés. La Biblia dice que la “ Obsesión y el egoísmo conducen a la muerte, pero prestar atención a Dios nos conduce a lugar espacioso y con libertad”

Hemos leído varios libros que nos sugieren formas para descubrir el propósito de nuestra vida. Todos ellos están clasificados como libros de auto ayuda o de superación personal, porque se acercan al propósito desde el punto de vista del hombre—del yo, del por mi mismo. Los libros de auto ayuda aún libros “Cristianos”, ofrecen los mismos pasos predecibles para encontrar el propósito de nuestra vida:

  • Considera tus sueños
  • Clarifica tus valores
  • Escribe tus metas
  • Descubre tus talentos
  • Aspira a lo alto
  • Ve tras ello
  • Se disciplinado
  • Cree que puedes alcanzar tus metas
  • Involucra a otros
  • Jamás te rindas

Por supuesto, esas recomendaciones frecuentemente dirigen al éxito. Podemos triunfar en alcanzar la meta si pones tu empeño en ello. Pero ser exitoso y cumplir el propósito de nuestra vida ¡no es la misma cosa! Podemos alcanzar nuestras metas personales, tener un éxito extraordinario de acuerdo a los estándares del mundo, pero perder el propósito por el cual Dios nos creó. Necesitamos mas que conceptos de autoayuda. La Biblia dice que la autoayuda no es ayuda después de todo. El auto-sacrificio o morir a uno mismo es el camino para encontrarnos a nosotros mismos y la verdad acerca de nosotros mismos.

Entonces, ¿como podemos descubrir el propósito por el que fuimos creados? Solo tenemos dos opciones. La especulación es la primer opción, y la mas común entre las personas. Hacemos conjeturas, adivinamos o teorizamos. Cuando las personas dicen—yo siempre he pensado que la vida es. . .; queriendo decir que esa es su mejor conjetura o suposición que puede tener de la vida.

Discutir el propósito de la vida es el pasatiempo favorito de los filósofos y sus estudiantes. Se sientan a tomar café debatiendo acerca de: ¿Por qué estamos aquí? ¿a dónde vamos? ¿qué o quienes somos? Puede sonar impresionante pero tal solo están especulando y adivinando pudiendo estar equivocados.

El Dr. Hugh Moorhead en una ocasión le escribió a 150 de los mas conocidos filósofos, escritores e intelectuales en el mundo, preguntándoles ¿Cual es el sentido de la vida? Publicando sus respuestas en un libro. Algunos ofrecieron sus mejores conjeturas y suposiciones, otros solo describieron un propósito, otros fueron honestos y dijeron que no tenían la pista o clave del propósito de la vida. Posteriormente muchos bien conocidos intelectuales le escribieron al Dr. Moorhead para preguntar si había encontrado la respuesta.

Afortunadamente hay una alternativa a la especulación acerca del propósito de la vida. Y es la revelación. Podemos voltear y ver lo que Dios a revelado acerca de la vida y su propósito. La mejor manera de descubrir el propósito de un invento es preguntando a su creador. Esta misma verdad aplica para descubrir el propósito de la vida: Pregunta a Dios.

Dios no nos ha dejado en la oscuridad para suponer y adivinar. El ha revelado a través de la Biblia cinco propósitos para nuestras vidas.

v “Amarás a Dios con todo tu corazón” Es Adoración

v “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Es Ministerio

v “Id y haced discípulos” Es Evangelismo

v “Bautizándolos” Es compañerismo

v “Enseñándoles… todas las cosas” Es Discipulado

Nuestra Iglesia Existe para:

1.- ______Celebrar___________ La presencia de Dios (Adoración)

2.-______Comunicar______ __ La palabra de Dios (Evangelismo)

3.- ______Instruir____________ Al pueblo de Dios (Discipulado)

4.- ___ _ Incorporar_________ A la familia de Dios (Compañerismo)

5.- ______Mostrar___________ El amor de Dios (Ministerio)

En su manual el explica el porque estamos vivos, que tipo de vida funciona, que evitar, y que nos depara el futuro. Explica lo que los libros de autoayuda o filosofía no pueden conocer.

Dios no es tan solo el punto de inicio de nuestra vida sino la fuente de nuestra vida. Para descubrir el propósito en la vida tenemos que voltear a él y a su palabra, no a sabiduría del mundo. Podemos construir nuestra vida sobre verdades eternas, o sobre filosofías popular, o auto- motivaciones para alcanzar el éxito. Mucho antes de que hubiésemos escuchado de Cristo o hubiésemos entregado nuestra vida a él, él ya había puesto su mirada en nosotros, ha diseñado una vida gloriosa, para cada uno de nosotros.

“. . . porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho” Génesis 28:15

Conclusiones

  1. Nosotros descubrimos nuestra identidad y propósito a través de relacionarnos con Cristo Jesús.
  2. Dios pensó en nosotros antes de que nosotros hubiésemos pensado en él. Su propósito estaba aún antes de que hubiésemos sido concebidos. El ha tenido un plan antes de nuestra existencia y sin nuestro consejo.
  3. Podemos escoger una carrera, un cónyuge, un hobbie, entre otras cosas. Pero acerca de nuestro propósito Dios ya ha tomado la decisión.
  4. El propósito de nuestra vida se acomoda a un propósito mucho mas grande que Dios a diseñado en la eternidad.
  5. Vivamos cada día. Mientras planeamos para el mañana, no podremos vivirlo hasta que este llegue. Muchas personas invierten tiempo recordando su pasado, y preocupándose por su futuro sin tener tiempo para alegrase por el día de hoy. No nos preocupemos por el día de mañana, porque Dios tiene cuidado de nuestros mañanas. (Mateo 6:34)

No pospongas, porque el tiempo no resuelve las cosas. Hoy es el día. (Proverbios 27:1). La costumbre de posponer las cosas es una trampa del diablo. Porque pierdes el hoy para hacerlo mañana. Si no planeas tu vida, esta planeará por ti; y te planeará, y te planeará hasta que cese el viento y caigas hasta el fondo. Uno de estos días significa en realidad—nunca en estos días. “Si tienes poder para hacer el bien, no te rehúses a hacérselo a quien lo necesite” Proverbios 3:27

About these ads

Acciones

Information

2 responses

14 12 2011
roxana

que tal mi nombre es roxna, me ha encantado leer este parrafo porque me dice cosas que justamente estan pasando en mi vida, y que hacen yegar a la conclusion de que es asi dios lo tiene todo planeado para mi mi futuro mi presente mi todo
MUCHAS GRACIAS

13 11 2012
celso

oye como minimo respecta los derechos de autor. Puedes tomar las cosas para los demas pero debes pedir permiso. Todo el comentario es del libro de Rick Warren ·una vida con proposito. pilas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: